· 

TU HIJO HA SUSPENDIDO

La mayor parte de los padres nos mostramos ansiosos ante las notas de nuestros hijos, como si de nuestros propios resultados se tratara. Las queremos y las odiamos al mismo tiempo por lo que implican.

 

 

Interpretamos las notas de nuestros hijos desde nuestra propia creencia de su futuro y así, efectuamos juicios incorrectos, hacemos valoraciones mal realizadas, comparaciones odiosas, sin tener en cuenta a nuestros propios hijos, porque de repente “las notas” toman su propia entidad por encima de ellos y perdemos la perspectiva sobre nuestro propio papel de madre o padre para convertirnos en jueces, que bajo el paraguas de querer lo mejor de nuestros hijos, nos metemos en una espiral de preguntas sin respuesta: ¿aprobara todas?, ¿su media será suficiente para entrar en la carrera que quiere?,¿ podrá conseguir un “empleo seguro”?…esto nos aparta de la realidad y no nos permite ayudarles.

 

 

Normalmente nos quedamos con el “numero” de nota que ha sacado, y ¡hay¡¡ si ha sacado menos de un 5 o si no ha llegado a un 7, etc. ¿Cómo ha podido sacar estas notas?, no ha estudiado lo suficiente, no se entera de nada, y en el peor de los casos, el profesor la tiene tomada con él/ella.

 

 

Muchos padres se muestran nerviosos respecto al CI de sus hijos entendiendo que este determina las “capacidades de sus hijos”.

 

 

Stephen Hawking es recordado como un genio por su trabajo en la rama física y agujeros negros. Una vez le preguntaron cuál era su CI y su respuesta fue “No tengo ni idea. Las personas que se jactan de su CI son perdedores” el mensaje es que cuando alcanzas logros (y todos podemos) el CI se revela como lo que es… un numero más.

 

 

Lo mismo sucede con las notas de los exámenes, está bien y debemos tenerlas en cuenta, pero no deben ser el centro de nuestra relación con los hijos de cara a sus estudios.

 

 

El peligro de quedarse en el numero, es que asignamos a estos su equivalencia en conocimientos adquiridos, así, si ha sacado un 10 es que sabe mucho-ha estudiado mucho y si ha sacado un 1 es que no sabe nada-no ha estudiado nada.

 

 

Si nuestros hijos han sacado unos resultados buenos, automáticamente, nos sentimos tranquilos y dejamos de pensar en el tema, pero si nuestros hijos han sacado malas notas o han suspendido, entramos en crisis.

 

 

Aquí viene la segunda lectura, cuando nuestros hijos no sacan buenas notas, porque a partir de este momento, empezamos a buscar explicaciones de cuál es el motivo que nuestro hijo saque esas notas y las acusaciones para ellos: hablas en clase, no estudias suficiente ya te lo dijimos, no atiendes lo suficiente, no te enteras de nada, no vas a ser nada en el futuro si sigues así, tus compañeros te van a adelantar, vas a repetir curso y te quedaras atrás…

 

 

¿Quién no ha pensado o dicho eso a sus hijos? Pero es necesario parar y “estar presentes” para nuestros hijos, y esto significa dejar de centrarnos en nuestras creencias para estar al lado de nuestros hijos y comprender qué sucede para que sean esos los resultados que obtiene, ¿qué hay detrás de ello?, y ¿cómo podemos abordar la situación para buscar la mejor solución?

 

 

Para ello hay que “reenfocar” nuestro papel como padres: en boca de Álvaro Merino, experto en desarrollo del talento, él comenta…”si tu hijo saca un 1 en matemáticas, le pones un profesor particular, pero si saca un 8 en arte ¿le pones también un profesor particular? No¡ y así es como vamos poco a poco matando el talento de nuestros hijos.

 

 

Por otro lado hay que tener en cuenta que detrás de las notas de los exámenes, hay unas competencias emocionales que olvidamos y entre las que destacan:

 

-          La autonomía. Los padres tenemos que saber interpretar si nuestros hijos aprenden a aprender, a tomar la iniciativa, de su propio aprendizaje. Ver si a medida que crece va asumiendo sus responsabilidades y poco a poco dejamos de ser su agenda y su “profe” particular

 

-          El esfuerzo. Cada día deben dar un paso más, en sus conocimientos y actitudes. Pero ojo, no olvidemos que notas y esfuerzo no siempre tienen una relación directa.

 

 

Como padres también debemos plantearnos la comunicación que establecemos con el colegio y los profesores. En la mayoría de las veces las notas son el único motivo que nos empuja a comunicarnos con el centro. Pero si queremos conocer las debilidades y fortalezas de nuestros hijos es necesario que haya más comunicación con el centro para así, establecer una estrategia conjunta que nos evite una lectura simplista de las notas y que nos ayude a potenciar los aspectos positivos de nuestros hijos.

 

 

“Para el niño son más importantes las reacciones que los demás muestran ante sus incapacidades que las incapacidades mismas” … (Enemigos de la autoestima de Mª del Carmen Ramos Mantecón”) ... Y hay que tener en cuenta que estas reacciones no solo se expresan con negativos, tachones en cuadernos, etc. sino también con nuestro lenguaje verbal, aquel que expresamos con gestos, tonos de voz, dobles mensajes, etc. a partir de los cuales los niños interpretan juicios de valor, que le dicen “eres bueno o eres malo”, “esto lo haces bien, esto lo haces mal” y esto le hará ir formando o “deformando” su personalidad para ser como los adultos quieren y/o para verse más y mejor aceptado en esa “realidad” de la vida que hemos creado para él a partir de nuestras creencias como padres y como educadores.

 

 

Es por tanto establecer una relación sana con las notas de nuestros hijos lo que nos ayudara a desatar todo su potencial porque cuando lo hagamos:

 

-          Dejaran de atormentarnos y frustrarnos y nos centraremos en la relación con nuestros hijos porque las notas dejaran de interponerse en la relación con nuestros hijos

 

-          Nos ayudara a quitarnos la venda de los ojos y empezaremos a ver los puntos fuertes y débiles de nuestros hijos

 

-          Evitaremos el juego de las comparaciones que tanto daño hace. No nos centraremos en lo que los demás hacen, sino en lo que nuestro hijo puede hacer

 

-          Las notas no son un indicativo de lo que podemos hacer en la vida. Un sobresaliente a menudo lo que significa es que nuestro hijo ha aprendido a jugar al juego que le plantea el colegio, pero la experiencia nos dice que no siempre significa que tenga un autentico dominio del contenido.

 

-          Y sobre todo que si dejamos que nuestros hijos pasen por periodos de fracasos, estaremos enseñándoles una autentica lección de vida porque a menudo las mejores soluciones suelen emerger de los fracasos, y el resultado es la EVOLUCION.

 

 

Esto no significa que dejemos a nuestros hijos a su libre elección, y no les animemos a estudiar, pero sí que las notas y la interpretación que hacemos de ellas, deje de ser el centro de nuestra relación con ellos. Así que ármate de paciencia, confía en tus hijos y tu tampoco dejes de aprender y de auto motivarte en el maravilloso papel de ser padres.

 

 

 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

BOLETIN DE NOTICIAS

Suscribete al BOLETIN DE NOTICIAS y recibe nuestros avisos en tu email. Pincha en la imagen para acceder al formulario

HAZTE SOCIO

La cuota es anual por familia y curso. Su importe es de 20€, con ello contribuyes a que podamos hacer más y mejores actividades para tus hij@s y para ti. Envianos un correo al Ampa ampajuanxxiii.alcobendas@gmail.com y te decimos como hacerte socio.

NUESTRO BLOG

Nuestro Blog
Nuestro Blog

EL AMPA

Pincha en el LOGO para saber más

EL COLEGIO

Pincha en en la imagen para acceder a la WEB del cole

ME GUSTA

Recomienda la pagina para que mas gente la conozca.  Pincha en el enlace "Recomendar esta pagina" que aparece en la parte inferior de la Web y corre la voz.

COMPARTE

TUS DATOS

Recuerda que tus datos serán tratados confidencialmente conforme a la Ley de Protección de Datos

Si alguno de los contenidos de esta Web fueran PRIVADOS o NO DESEAN que sean publicados rogamos nos lo indiquen AQUI y serán retirados de inmediato

ENLACES